Entendiendo y viviendo la liturgia: Unción de los enfermos

El Sacramento de la Unción de Enfermos confiere al cristiano una gracia especial para enfrentar las dificultades propias de una enfermedad grave o vejez.

Lo esencial del sacramento consiste en ungir la frente y las manos del enfermo acompañado de una oración litúrgica realizada por el sacerdote o el obispo, únicos ministros que pueden administrar este sacramento.

La Unción de enfermos se conocía antes como “Extrema Unción”, pues sólo se administraba “in articulo mortis” (a punto de morir). Actualmente el sacramento se puede administrar más de una vez, siempre que sea en caso de enfermedad grave.

¿Qué es la Unción de Enfermos? Es el sacramento que da la Iglesia para atraer la salud de alma, espíritu y cuerpo al cristiano en estado de enfermedad grave o vejez.

¿Cuántas veces puede recibir el sacramento un cristiano? Las veces que sea necesaria, siempre que sea en estado grave. Puede recibirlo incluso cuando el estado grave se produce como recaída de un estado anterior por el que ya había recibido el sacramento.

¿Qué efectos tiene la Unción de enfermos? La unción une al enfermo a la Pasión de Cristo para su bien y el de toda la Iglesia; obtiene consuelo, paz y ánimo; obtiene el perdón de los pecados (si el enfermo no ha podido obtenerlo por el sacramento de la reconciliación), restablece la salud corporal (si conviene a la salud espiritual) y prepara para el paso a la vida eterna.




Entendiendo y viviendo la liturgia: Semana Santa

A la Semana Santa se le llamaba en un principio “La Gran Semana”. Ahora se le llama Semana Santa o Semana Mayor y a sus días se les dice días santos. Vivir la Semana Santa es acompañar a Jesús con nuestra oración, sacrificios y en las Celebraciones Eucarísticas de cada dia. Lo importante de este tiempo no es el recordar con tristeza lo que Cristo padeció, sino entender por qué murió y resucitó. Es celebrar y revivir su entrega a la muerte por amor a nosotros y el poder de su Resurrección, que es primicia de la nuestra.




Entendiendo y viviendo la liturgia: “Domingo de la Alegría”

La Cuaresma es un tiempo penitencial, de oración, ayuno y limosna, donde el color litúrgico es el púrpura. Entretanto, tenemos, en el transcurso de este tiempo, un momento de júbilo, donde el color litúrgico pasa del púrpura al rosa. Es el llamado “Domingo Laetare”, o “Domingo de la Alegría” El IV Domingo de la Cuaresma recibe estos nombres porque así comienza, en este día, la Antífona de Entrada de la Eucaristía: “Laetare, Ierusalem, et conventum facite omnes qui diligites eam; gaudete cum laetitia, qui in tristitia fuistis; ut exsultetis, et satiemini ab uberibus consolationis vestrae” (“¡Alégrate Jerusalén! ¡Reuníos, vosotros todos que la amáis; vosotros que estáis tristes, exultad de alegría! Saciaos con la abundancia de sus consolaciones”), conforme Isaías 66, 10-11. El color litúrgico pasa del púrpura al rosa para representar la alegría por la proximidad de la Pascua. Este domingo ya fue llamado también de “Domingo de las Rosas”, pues, en la antigüedad, los cristianos acostumbraban obsequiarse rosas. Y es aquí que surge la “Rosa de Oro”.



Entendiendo y viviendo la liturgia: Los domingos de Cuaresma

Los domingos de Cuaresma

a) Los domingos I y II de Cuaresma Siguen la orientación de la época de San León Magno: celebrar la «cuarentena» del Señor y su transfiguración. Este tema aparece en los dos primeros domingos. El primer domingo tiene una importancia especial, por ser «el venerable sacramento de la observancia cuaresmal anual»; en el segundo, la presentación de Moisés y Elías.

b) Los domingos III, IV y V de Cuaresma Estos domingos fueron tradicionalmente los días en que se celebraban los tres escrutinios de preparación a la profesión y bautismo de los catecúmenos; por eso se leían en la misa las lecturas del diálogo de Jesús con la samaritana, de la curación del ciego de nacimiento y la resurrección de Lázaro, evangelios en donde el Bautismo aparece como el sacramento del agua, de iluminación y de la vida nueva.

En consecuencia el domingo III es el «domingo del agua»; el domingo IV, «el domingo de la luz»; el domingo V, «el domingo de la vida nueva». Se trata de «domingos sacramentales» porque comportan, tanto para los catecúmenos como para los fieles, un encuentro personal con Cristo, como sucedió con la samaritana, al ciego de nacimiento y a Lázaro resucitado.

 




Entendiendo y viviendo la liturgia: La Cuaresma

La Cuaresma es el período litúrgico que prepara a los cristianos para la celebración de las fiestas de la Pascua. Es un tiempo de escucha de la Palabra de Dios y de conversión, de preparación y de memoria del Bautismo, de reconciliación con Dios y con los hermanos, de recurso más frecuente a las “armas de la penitencia cristiana”: la oración, el ayuno y la limosna.
La Cuaresma incluye cinco domingos más el Domingo de Ramos y su carácter es fundamentalmente penitencial. Se utilizan ornamentos morados, a excepción del Domingo de Ramos en el que se utiliza el rojo y las solemnidades más importantes en las que se utiliza el blanco. No se canta ni el Gloria ni el Aleluya; tampoco se adorna el templo con flores. La única excepción corresponde al cuarto domingo, tradicionalmente llamado “Laetare” en el que se puede cambiar de color al rosa (mezcla entre el morado y el blanco, por la proximidad de la Pascua).



Entendiendo y viviendo la liturgia: NAVIDAD

El significado de la Navidad es recordar el inicio de la redención con el Nacimiento del Salvador. El misterio central de nuestra fe es la Resurrección de Cristo –la Pascua-, como este suceso abarca toda la vida de Jesús, celebrar la Navidad es solemnizar el proceso inicial de nuestra salvación, de nuestra Pascua.




Entendiendo y viviendo la liturgia: Consagración

En la consagración nada debe interrumpir, el altissimum silentium. Las oraciones o jaculatorias de los fieles (tales como «Señor mío y Dios mío», recomendada por San Pío X, y otras) deben decirse, ante la grandeza inefable del mysterium fidei, más bien, en el interior del corazón.




Ganadores de Bonos de Cooperación 2017

Felicitamos a los ganadores de los Bonos de Cooperación, aquí mismo iremos actualizando los folios que resulten ganadores. ¡Gracias por su ayuda!

Día

Premio

Folio Ganador

Miércoles 1 $1,000 0181
Jueves 2 $1,000 1310
Viernes 3 $1,000 0186
Sábado 4 $1,000 1593
Domingo 5  $5,000 1320
Lunes  6 $1,000  0259
Martes 7 $1,000  2628
Miércoles 8 $1,000 1865
Jueves 9 $1,000  1466
Viernes 10 $1,000 2313
Sábado 11 $1,000 0540
Domingo 12 $5,000 1218
Lunes 13 $1,000 1611
Martes 14 $1,000  2377
Miércoles 15 $1,000  0933
Jueves 16 $1,000  2190
Viernes 17 $1,000  0149
Sábado 18 $1,000  0472
Domingo 19  $5,000  0188
Lunes 20 $1,000  1097
Martes 21 $1,000  2746
Miércoles 22 $1,000  1569
Jueves 23 $1,000  2649
Viernes 24 $1,000  1272
Sábado 25   $1,000  0742
Domingo 26  $5,000  2326
Lunes 27 $1,000  2609
Martes 28 $1,000  2238
Miércoles 29 $1,000  2108
Jueves 30 $1,000  0402



Entendiendo y viviendo la liturgia: Posturas Corporales

DENTRO DE LAS POSTURAS CORPORALES EN LA MISA COMPRENDE TAMBIÉN LA POSTURA DE LOS FIELES AL ACERCARSE A LA COMUNIÓN. SE DEBE HACER LA PROCESIÓN CON LAS MANOS JUNTAS, EVITANDO INCARSE ANTES DE COMULGAR.