Entendiendo y viviendo la liturgia: Cirio Pascual


El Cirio Pascual es uno de los signos más importantes de este tiempo de Pascua. Representa a Cristo resucitado, vencedor de las tinieblas y de la muerte. Se enciende, en su primera vez, solamente con fuego nuevo.




Entendiendo y viviendo la liturgia: Pascua de Resurrección


La Pascua de Resurrección de Jesucristo se celebra durante 50 dias. Además, cada domingo del año es también el día de la resurrección. La liturgia pascual está llena de signos que nos muestran el rostro del Resucitado y su presencia interpeladora entre nosotros.




Entendiendo y viviendo la liturgia: Semana Santa


La Semana Santa es el momento litúrgico más intenso de todo el año. La celebramos para vivir los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. Este año da inicio el 9 de abril (Domingo de Ramos) y termina el 16 de abril (Domingo de Resurrección).




Entendiendo y viviendo la liturgia: 4to Domingo de Cuaresma


El cuarto domingo, o de mediados, de Cuaresma, es llamado así por las primeras palabras del Introito (Antifona) de la Misa, “Laetare Jerusalem”: “Alégrate, oh, Jerusalén”. Estrictamente hablando, el jueves antes del domingo de Laetare es el día que marca la mitad de la Cuaresma, y en una época se observaba como tal, pero luego los signos especiales de alegría permitidos en este día se transfirieron al domingo siguiente, destinados a alentar a los fieles en su curso a través de la temporada de penitencia.




Entendiendo y viviendo la liturgia: Limosna


Limosna, de la palabra griega «eleemosyne» proviene de «éleos», que quiere decir compasión y misericordia. Esta cuaresma nos apremia a vivirla: como acto bueno, como expresión de amor al prójimo y como acto salvífico.

La limosna es el donativo que se hace a las personas necesitadas que no tienen cómo solucionar sus necesidades con sus propios medios económicos. Lo que damos en Misa, no es limosna, es ofrenda nacida de la fe. Por eso la colecta se ubica en la liturgia de la Misa en el momento en que el sacerdote ofrece el pan y el vino, fruto de nuestro trabajo.




Entendiendo y viviendo la liturgia: Ejercicios Espirituales


Los ejercicios espirituales son «una fuerte experiencia de Dios, suscitada por la escucha de su Palabra, comprendida y acogida en la propia vida personal, bajo la acción del Espíritu Santo, que, en un clima de silencio, de oración, y con la mediación de un guía espiritual, ofrece capacidad de discernimiento para purificar el corazón, convertir la vida, seguir a Cristo y cumplir la propia misión en la Iglesia y en el mundo».




Entendiendo y viviendo la liturgia: Plegaria Eucarística


•Es la parte central de la Misa. La más importante. Es la plegaria fundamental de la
Iglesia, en la que ha puesto toda su sabiduría y piedad. Es la oración por excelencia,
oración de acción de gracias a imitación de Jesús, que dio gracias al Padre antes de
repartir los dones eucarísticos del pan y del vino. En griego es denominada “anáfora”
(llevar en alto, elevar)
•Tiene las siguientes partes: prefacio, epíclesis, consagración, memorial, invocación,
doxología.




Entendiendo y viviendo la liturgia: Silencio sagrado


El silencio forma parte de la Celebración Eucarística. Se le llama silencio sagrado. Especialmente en el acto penitencial, en la invitación de “Oremos”, en las lecturas, la homilía, en la consagración y después de la comunión.




Entendiendo y viviendo la liturgia: Los dogmas


Los dogmas son las verdades reveladas por Dios y propuestas como tales por el Magisterio de la Iglesia a los fieles, con la obligación de creer en ellas. El dogma de la Maternidad Divina se refiere a que la Virgen María es verdadera Madre de Dios. Fue solemnemente definido por el Concilio de Éfeso (año 431).