← Regresar

“¿Cómo ayudaría Don Bosco a los jóvenes en la actualidad?”

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Era la época de la revolución industrial, y con ella nacían también las primeras escuelas tal y como las conocemos ahora: laicas, gratuitas y obligatorias. Don Bosco, siempre actualizado y buscando innovar, no quiso quedarse atrás en esta nueva educación.

Ahora, 200 años después, la educación pública sigue siendo igual que cuando inició: alumnos que llegan, alumnos que se sientan, maestros que exponen, alumnos que se van. Pero es claro que las necesidades de los jóvenes y de la sociedad, no son las mismas que hace doscientos años. El mundo está tan avanzado en tantos aspectos, más no en la educación. El alumno se aburre en la escuela porque sabe que puede aprender más con un clic que escuchando a un profesor. Entonces ¿qué se necesita para realmente ayudar a los jóvenes como lo hizo Don Bosco?


Pan.
Así fue como Don Bosco atrajo a tantos jóvenes, pues siendo estos pobres y hambrientos, hacían lo que sea por un pedazo de pan. ¿Cuál sería el pan de hoy en día? ¿Qué es lo que les interesa a los jóvenes? ¿Cuáles son sus gustos y ambiciones? Pues te sorprenderás de saber que son tantas las cosas con las que se puede atraer a un joven, desde futbol, música, baile, etc. Esto es, entrar a su zona de confianza.

Motivación.
Leer y escribir no era algo que hacía cualquier persona en esa época, pero Don Bosco les hizo ver a los jóvenes que ellos podían ser capaces de hacerlo, y así podrían ser personas cultas e instruidas con un futuro prometedor. En la actualidad, muchos de nosotros conocemos a personas que aprendieron a leer y a escribir desde los 4 años, o incluso, en algunos casos, desde los tres. Leer y escribir no nos garantiza un buen futuro, debemos ver más allá, enseñarles a los jóvenes a ser innovadores y creativos, y hacerles ver que ellos pueden ser capaces de hacer cualquier cosa.

El patio.
El juego fue algo fundamental para educar a los jóvenes. Si bien, aquí Don Bosco no les enseñaba a leer y a escribir, sí les enseñaba valores y modales, pues entre el juego y la risa iba convirtiendo a lobos  que peleaban y maldecían, en ovejas que jugaban sana y amistosamente. ¿Cuál sería nuestro patío en la actualidad? Probablemente los videojuegos, las redes sociales, los antros, y muchas más cosas en las que los jóvenes se entretienen por horas y horas.

    Los niños y jóvenes de la actualidad han nacido más avanzados que el sistema educativo al que deben ingresar. Es el sistema el que debe adaptarse a las necesidades e intereses de los alumnos, y no estos quienes deban adaptarse al sistema. Aprendamos de Don Bosco a ser creativos e innovadores para poder construir un mejor Sistema Educativo.

 

Por Gerardo Rodríguez
Boletín Bicentenario – Marzo Abril 2015

image_print