Entendiendo y viviendo la liturgia: Los domingos de Cuaresma

Los domingos de Cuaresma

a) Los domingos I y II de Cuaresma Siguen la orientación de la época de San León Magno: celebrar la «cuarentena» del Señor y su transfiguración. Este tema aparece en los dos primeros domingos. El primer domingo tiene una importancia especial, por ser «el venerable sacramento de la observancia cuaresmal anual»; en el segundo, la presentación de Moisés y Elías.

b) Los domingos III, IV y V de Cuaresma Estos domingos fueron tradicionalmente los días en que se celebraban los tres escrutinios de preparación a la profesión y bautismo de los catecúmenos; por eso se leían en la misa las lecturas del diálogo de Jesús con la samaritana, de la curación del ciego de nacimiento y la resurrección de Lázaro, evangelios en donde el Bautismo aparece como el sacramento del agua, de iluminación y de la vida nueva.

En consecuencia el domingo III es el «domingo del agua»; el domingo IV, «el domingo de la luz»; el domingo V, «el domingo de la vida nueva». Se trata de «domingos sacramentales» porque comportan, tanto para los catecúmenos como para los fieles, un encuentro personal con Cristo, como sucedió con la samaritana, al ciego de nacimiento y a Lázaro resucitado.