← Regresar

Entendiendo y viviendo la liturgia: Participación en Misa

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El Concilio Vaticano II nos enseña que: La participación litúrgica de todo fiel debe ser Plena (que debe manifestarse en nuestro exterior y nuestro interior), Consciente (saber lo que se hace y por qué lo hace), Activa (formar parte sin estar como mudos o extraños espectadores) y Fructuosa (la participación más perfecta que es la comunión).                   Pío XII (en su encíclica Mediator Dei) subraya que la Misa es un sacrificio no solamente interior, sino además exterior, correspondiente a la naturaleza del hombre, ser no solamente espiritual sino además corporal. Es un sacrificio existencial y ritual que supone, como la salvación misma, la cooperación libre y voluntaria de la persona humana. Esta cooperación manifestada en y por la participación física en la Misa, constituye el deber principal y el honor supremo para el cristiano.

image_print