← Regresar

Festejan a San Juan Bosco con oraciones y con alegría

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Por Gaspar Bustillos Muñoz

El 200 Aniversario del nacimiento de San Juan Bosco fue festejado con una Misa Solemne concelebrada en la Parroquia Universitaria de Monterrey, que lleva su nombre, y un inolvidable día de fiesta en el exterior del templo.
Los festejos del Bicentenario 2015 contemplaron un novenario celebrado del 7 al 16 de agosto, en el cual participaron Monseñor Armando Pérez Talamantes, Obispo Auxiliar; Monseñor Alfonso Cortés, Obispo Auxiliar de León, Guanajuato; los presbíteros José Antonio Muguerza Garza; Gerardo Javier Cárdenas Rodríguez y Juan José Martínez Segovia.
También participaron Monseñor Alfonso Miranda, Obispo Auxiliar; los presbíteros Gerardo Charles García y Gerardo Flores, quien celebró la última misa del novenario y una acción de gracias por su XX Aniversario sacerdotal.
El domingo 16 de agosto, la misa de las 10:00 horas fue presidida por el Presbítero Javier Hernández y concelebrada por el Presbítero Ricardo Garduño.
A las 13:00 horas el Arzobispo de Monterrey, Monseñor Rogelio Cabrera López, presidió la misa con la participación de los sacerdotes Santiago Gutiérrez Sáenz, José Ricardo Garduño, Juan José Martínez Segovia, Gerardo Flores y Ernesto Múzquiz y cientos de feligreses que llenaron el templo.
Una colorida banda de mujeres danzantes y la entusiasta entonación del coro musical enmarcaron la entrada solemne al templo del Arzobispo Rogelio Cabrera, los sacerdotes y demás celebrantes.
Mientras los feligreses, muchos de ellos de pie, participaban en la eucaristía, afuera del templo, desde las 9:00 de la mañana, todo era alegría y entusiasmo: unos jugaban en el stand de la lotería, otros degustaban los tradicionales tamales veracruzanos, las hamburguesas, la discada; las tortas, los tacos de barbacoa, las enchiladas y una variedad de antojitos.
A las 19:00 horas del domingo 16 fue celebrada una Misa de consagración de estudiantes a San Juan Bosco, presidida por el Presbítero Julio Chapa.
Uno de los juegos que más atrajo a los jóvenes fue “Hombre al agua”, en el que los organizadores aprovecharon la oportunidad para recabar recursos, pidiendo aportaciones voluntarias de aquellos que a pelotazos golpeaban el mecanismo para hacer caer al elegido.
El padre Gerardo Flores aceptó la invitación de los muchachos que organizaban ese juego, para que los participantes que le llegaron al precio fijado, lanzaran pelotazos al mecanismo. Después de varios intentos el párroco cayó al agua.
A las 20:00 horas de esa dominical noche, los asistentes disfrutaron de música de banda en vivo, haciendo muchos de ellos espacio para bailar al pie del templete donde tocaban los músicos.
Y así llegó la noche y el festejo no parecía acabar, recordando de la mejor manera a San Juan Bosco: con oraciones y con alegría.

image_print