← Regresar

Viviendo y entendiendo la liturgia: Liturgia Eucarística (parte 2)

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El Sacerdote hace esto evidente por las palabras que debe decir al verter vino y una gotita de agua en el Cáliz: “Que por el misterio de este agua y vino podamos participar de la Divinidad de Aquél que se dignó a participar de nuestra humanidad”.

Esta acción es de un simbolismo determinante: representa la unión hipostática de la divinidad y humanidad de Cristo. Pero representa también la unión de nuestra ofrenda con la ofrenda perfecta de Cristo en la Cruz y en cada Misa.

image_print