image_pdfimage_print

El cuarto domingo, o de mediados, de Cuaresma, es llamado así por las primeras palabras del Introito (Antifona) de la Misa, “Laetare Jerusalem”: “Alégrate, oh, Jerusalén”. Estrictamente hablando, el jueves antes del domingo de Laetare es el día que marca la mitad de la Cuaresma, y en una época se observaba como tal, pero luego los signos especiales de alegría permitidos en este día se transfirieron al domingo siguiente, destinados a alentar a los fieles en su curso a través de la temporada de penitencia.

Autor: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *